Política Educativa

Universidad Hispanoamericana – Costa Rica

La sexta universidad estatal

Posted by infopolieduca en 2 octubre, 2010

Editorial La Nacion 23/09/2010

El desordenado crecimiento de la educación superior suscita dudas de calidad y precio. El país no ha sabido responder al reto, pero la situación puede empeorar si el Estado contribuye a la proliferación de universidades redundantes, mal financiadas y con pocas esperanzas de atraer a un profesorado de excelencia.

La Asamblea Legislativa del cuatrienio 2006-2010 creó un centro de enseñanza superior en Alajuela. La actual, por iniciativa del diputado Luis Gerardo Villanueva, podría hacer lo mismo en Cartago, donde ya existe el Instituto Tecnológico de Costa Rica, nacido con la vocación anunciada por su nombre y convertido, con el paso del tiempo, en una auténtica universidad.

El proyecto del diputado Villanueva otorgaría rango de institución de enseñanza superior al Colegio Universitario de Cartago (CUC), una casa de estudios fundada con objetivos más modestos, pero no por ello menos necesarios. El país parece incapaz de crear un sistema de estudios técnicos o parauniversitarios. Lo intentó con el Instituto Tecnológico, pero a la vuelta de pocos años se convirtió en universidad. Lo hizo bien, es justo admitirlo, pero dejó el vacío que estaba destinado a llenar. La excelencia alcanzada por el Tecnológico no es garantía de resultados parecidos en los nuevos emprendimientos y tampoco es apremiante la necesidad de abrir más universidades estatales.

El fenómeno de la transformación de centros de educación técnica en universidades se repitió en Alajuela durante la administración pasada, cuando un proyecto de ley creó la Universidad Técnica Nacional (UTN). La nueva casa de enseñanza superior nace de la fusión del Colegio Universitario de Alajuela (CUNA) con el Centro de Investigación y Perfeccionamiento para la Educación Técnica (CIPET), el Centro de Formación de Formadores (CEFOF), la Escuela Centroamericana de Ganadería (ECAG), el Colegio Universitario de Puntarenas y el Colegio Universitario para el Riego y Desarrollo del Trópico Seco. Una pléyade de instituciones parauniversitarias convertidas hoy en flamante universidad.

Eugenio Trejos, rector del Instituto Tecnológico, se declaró sorprendido por el proyecto de creación del nuevo centro de enseñanza superior en Cartago y puso el dedo en la llaga cuando sentenció: “Con esto se debilita aun más lo poco que queda del sistema parauniversitario”. Entre los demás rectores de las universidades públicas, la creación de la sexta institución de educación superior estatal goza de pocas simpatías. “Estamos abaratando el concepto de la universidad”, declaró Yamileth González, rectora de la Universidad de Costa Rica.

Marcelo Prieto, rector de la novísima Universidad Técnica Nacional, también cuestionó la creación de la segunda universidad cartaginesa y propuso la integración del CUC a la entidad que él dirige. Es mejor solución que la fundación de un centro independiente y, por lo menos, encaja en el esquema de creación de la UTN a partir de diversos centros de estudios parauniversitarios.

Sin embargo, la transformación del CUC, ya sea en universidad independiente o integrada a la UTN, siempre tendrá la consecuencia de reducir las oportunidades de educación técnica y parauniversitaria. Por ahora, la administración del colegio cartaginés promete no eliminar los diplomados, pero la experiencia exige considerar el efecto de misteriosas fuerzas cuya inercia puede dar al traste con la promesa.

La decisión, por otra parte, no puede verse divorciada de sus implicaciones para el presupuesto nacional. El proyecto ve la luz pública justo cuando el Gobierno y las universidades libran un intenso pulso por razones presupuestarias y la apertura del sexto centro de enseñanza superior, con sus escasas justificaciones, vendría a complicar la situación.

La creación de universidades no debe ser libérrima iniciativa de un diputado influyente, por mucho que así haya ocurrido en el pasado. Es una decisión de política educativa y, en este caso, ninguna autoridad del sector aplaude. Por el contrario, el proyecto tuvo la virtud de unir en una sola voz de crítica y oposición a los rectores universitarios y al Ministerio de Educación, tan distanciados en estos días por el debate del presupuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: